Carillas dentales

En época de pandemia, ante el covid-19: No descuides tu boca
2 junio 2020

Carillas dentales

Hoy en día contamos con una diversidad de materiales restauradores estéticos increíbles, que nos ofrecen un gran abanico de posibilidades estéticas.

Las carillas dentales son una excelente opción estética que nos permiten corregir pequeños defectos relacionados con el tamaño, la posición, el color o la forma de las piezas dentales que no nos gustan.

Por ejemplo, las carillas sirven para solucionar dientes ligeramente torcidos, espacios entre ellos, dientes con manchas o con tinciones por tetraciclina, etc.

Las carillas son unas finas láminas de diferentes materiales muy resistentes como composite, porcelana, disilicato de litio, cerámicas feldespáticas…. que se colocan sobre el esmalte, capaces de aportar una estética absolutamente natural, logrando corregir alteraciones de morfología,  o color ,  de forma indolora, rápida y mínimamente invasiva.

Existen 2 técnicas principales

1. Técnica indirecta: también llamadas carillas cerámicas , o carillas de porcelana

Son unos delgados frentes laminados de porcelana, que se adhieren a la superficie externa del diente previamente preparado. El tallado del diente es muy conservador, ya que el grosor que necesitamos es mínimo. Este tipo de carillas se realizan en el laboratorio dental, en la clínica se hace un tallado de preparación del diente, se toman registros, moldes y medidas que son enviadas al laboratorio para su elaboración.
Las carillas de cerámica o porcelana son el tratamiento de elección para aquellas personas que tienen unas demandas estéticas de alto nivel, ya que no cambian de color en el tiempo, ni pierden su brillo, generalmente son realizadas a través de técnicas de fresado Cad-cam, lo cual garantiza la simetría, y nos permite opacar manchas oscuras y tinciones en los dientes.

2. Técnica directa: carillas fabricadas en la clínica dental o carillas de composite.

Se denomina técnica directa porque la fabricación se lleva a cabo en la propia boca, son moldeadas con composites directamente sobre los dientes. Las carillas de composite tienen como principales ventajas su precio, facilidad de reparación en caso de rotura y la rapidez con la que pueden hacerse en una misma cita.

Además como generalmente no se talla el diente al colocarlas, se pueden eliminar dejando el diente como estaba inicialmente tienen como limitación que   es necesario acudir regularmente al dentista para que lleve a cabo revisiones periódicas o retoques, ya que los composites pueden cambiar de color con el tiempo o perder brillo.  

Se puede decir que casi todo el mundo es apto para llevar carillas dentales, pero ciertamente existen casos en los que quizás no sea demasiado recomendable.

La existencia de apiñamientos severos o defectos en la relación de las arcadas dentarias pueden contraindicar este tratamiento, pues probablemente la carilla no quede bien o no se ajuste como debiera. Tampoco es aconsejable en pacientes bruxistas (que hacen apretar y rechinar los dientes), pues pueden estropear las carillas en poco tiempo, a no ser que por la noche utilicen algún tipo de aparato dental o férula de descarga. En cualquier caso, siempre es el odontólogo el que tiene que determinar, tras un examen clínico, si el paciente podrá usar o no carillas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Solicitar más información